AYUDANDO A LOS DEMÁS, DESCUBRE

“Los niños dicen” – Pequeños Grandes Mundos

“Hay cosas que no sé cómo decir, entonces las dibujo”

Malena vive en Kyoto y tenía 7 años cuando Mey e Ivanke la conocieron. Ellos le preguntaron qué sentía cuando dibujaba y esto fue lo que ella contestó. Hoy forma parte de “Qué dicen los niños”. Una serie de ilustraciones que financian la ONG sin ánimo de lucro “Pequeños Grandes Mundos

Mey e Ivanke son ilustradores, diseñadores, docentes, viajeros y disfrutan ayudando a los demás, sobre todo a los más pequeños.

En 2013 fundaron Pequeños Grandes Mundos para acercar el arte y la expresión artística a niños y niñas que normalmente no pueden acceder a ello.

Porque el arte no sólo es capaz de desarrollar su creatividad e imaginación, sino que tiene el poder de transformar su realidad, su manera de ver el mundo.

Pequeños grandes mundos ha viajado a escuelas rurales, bibliotecas remotas, orfanatos, centros de refugiados, ludotecas, hospitales, plazas de mercado y calles de 32 países del mundo.

En cada uno de ellos han conocido a niños y a su entorno y a través del arte les han dado las herramientas necesarias para expresarse, para transformar sus percepción del mundo, dibujar sus miedos y sus anhelos y sin dejar de lado su cultura, expandir su percepción de si mismos y del mundo que les rodea.

Una de las alumnas de su taller fue Juliana. Juliana vive en la comunidad Mbya Guaraní Tekoa Miní, en Misiones (Argentina), una zona muy alejada y necesitada que hasta hace nada no tenía escuela. Cuando recibieron ayuda por primera vez lo primero que pidieron fue tener agua, lo segundo un escuela y después dedicaron las ayudas a mejorar sus precarias viviendas.

A Juliana le pidieron que dibujara su casa y ella dibujó la suya y la de sus familia y amigas, porque para la comunidad Guaraní, la casa no son las cuatro paredes en las que viven, sino la comunidad que la alberga.

Lilian vive en Nairobi, la capital de Kenia, en África. La conocieron en 2015 en un Hospital cuando se curaba de una enfermedad. Aunque en Kenia se habla el suajili, Lilian a sus 12 años podía hablar inglés y comunicarse con ellos. Su sueño, entre otras muchas cosas, era que todos hablemos el mismo idioma para que sea más fácil entenderse.

Os animo a que conozcáis más de este maravilloso proyecto en la página de Facebook: @littlebigworld, dónde cuentan todas estas historias que yo os he ido contando y muchísimas más.

Una forma de viajar por el mundo y aprender y valorar como viven muchos otros niños de otros países.

Además podéis colaborar con Pequeños Grandes Mundos adquiriendo sus láminas “Los niños dicen” en su página web o a través de Papel Picado Kids. Todos los beneficios se destinan a financiar los materiales y sus viajes por el mundo, abriendo otros mundos y maneras de expresarse a los más pequeños.

Os dejo con la última historia, la de Miltón, un niño que vive en la selva amazónica de Perú. Miltón es capaz de subir a la copa de un árbol en menos de un minuto y reconoce todos los cantos de pájaro y todas las huellas de animales. Cómo niño que es tiene curiosidad por saber cómo viven los niños en otra parte y le cuesta un poco entender cómo alguien puede ir a comprar comida a una tienda en vez de cazarla o recolectarla por el bosque.

Una noche mientras Mey e Ivanke comentaban extasiados el número de estrellas en el cielo, Miltón muy preocupado les preguntó: ¿En tu país no hay estrellas?

Pongamos un poco de nuestra parte para que Pequeños Grandes Mundos llene de estrellas y de color todas las partes del mundo.

Y a Mey y a Ivanke, gracias. Gracias de corazón por hacer felices a los niños. Ellos son los adultos del mañana.

+INFO

Happy mum of two boys, always looking for the bright side of life.

For more info, visit our ABOUT page