APRENDER ES DIVERTIDO, DISFRUTA

El super poder “TODAVÍA”

Este curso mi hijo mayor ha descubierto un nuevo superpoder : “El poder del todavía” y su actitud a la hora de enfrentarse a los retos y a todo lo que aprende ha cambiado tantísimo que quería compartirlo con vosotros.

Si eres un profesor y no aplicas este método TODAVÍA, creo que te va a interesar. Si eres padre, seguro que te va a encantar y si no llevas ninguno de esos calificativos, sigue leyendo, porque seguro que te va a resultar útil en tu día a día.

 

 

El año pasado mi hijo de 8 años estaba bastante frustrado con su caligrafía: cada letra de un tamaño, casi nunca en la línea y tan emborronado, que a veces era todo un reto entender lo que había escrito. 

La hora de los deberes era una especie de sacrificio, se negaba a coger un lapiz y cuando lo hacía siempre terminaba repitiendo:

“Nunca escribiré bien. Lo odio. No quiero aprender. Yo sólo voy a escribir con el ordenador”

 

 

Este año su profesora ha cambiado el aula de arriba a abajo, las sillas no están todas orientadas a la pizarra, sino entre ellas formando grupos, y no hay una clase de 24 niños, sino múltiples grupos de 2, 3 o 4.

A principio del curso dedicó unas semanas a conocerlos y ahora sabe qué nivel tiene cada uno en cada uno de los temas que aprenden. 

Así, durante el día, dependiendo de si tratan matemáticas, ciencias, lengua o caligrafía, cada niño cambia de sitio y se sienta (o no) con otros niños con niveles similares para ayudarse y apoyarse mientras aprenden.

Además no sólo se centra en que aprendan a multiplicar o a escribir recto, sino que quiere ayudarles a desarrollar una mentalidad positiva y abierta.

No sólo refuerza lo que aprendieron el año pasado y a que mi hijo tanto le gustó: “de los errores se aprende“, sino que cada poco les recuerda que aprender no es siempre sencillo y que hay que esforzarse, trabajar duro y volver a intentarlo cuando las cosas no salen a la primera.

Y después viene el increible poder del TODAVÍA.

 

“No lo entiendo”
“No puedo hacerlo”
“No funciona”
Añade la palabra TODAVÍA al final de cada frase.
Puedes hacer lo que te propongas

 

Cuando un alumno le dice que algo no tiene sentido, ella le responde, “…todavía.”. Cuando alguién repite, yo no lo entiendo, ella le recuerda, “…todavía”. Cuando uno de los niños le pregunta algo y ella no sabe contestarles, al final de la frase añade, “…todavía.”

Para reforzarlo ha estado utilizando los vídeos de  Class Dojo Growth Mindset  y en este episodio Katie descubre el increible poder del todavía:

 

No los he encontrado en español, pero Class Dojo es una aplicación disponible en nuestro idioma, así que seguro que pronto saldrán traducidos.

Nos encantan todos los vídeos de la serie. Son muy cortitos y muy fáciles de seguir, así que no os olvidéis de ver el resto luego.

Y si necesitáis más “gente pensante” para convenceros del super poder del todavía, podéis escuchar a Zoe y Elmo (también en inglés, no encontré a Caponata y Don Pimpón explicándolo):

  

o más seriamente a Carol Dweck, una psicóloga de la Universidad de Standford que está estudiando los beneficios de la mentalidad abierta , o  “growth mindset” en inglés — Su estudio defiende la idea de que todos y cada uno de nosotros podemos desarrollar la parte de nuestro cerebro que se ocupa de la capacidad de aprendizaje y la resolución de problemas.

Os dejo aquí su charla traducida al español:

   

Anoche, mientras contábamos como nos había ido el día, mi hijo me contó que había estado practicando “arcos”

“¿Sabes lo que es eso, mami? Son como partes de círculos, pero hay que hacerlos muy precisos. Es muy difícil. No lo hago muy bien.”.

Después, oí como cogía aire de nuevo y dijo:

“No lo hago muy bien, todavía”

Me sentí tan sumamente orgullosa que me fuí a la cama con una sonrisa de oreja a oreja.

  

Mami de dos chicos muy felices. Siempre a la búsqueda de la cara divertida e interesante de la vida.

Para saber más de mí, visita nuestra sección QUIENES SOMOS