DISFRUTA, MUSEOS Y ARTE

El Museo Ordrupgaard – El Parque del Arte 2018

¿Te acuerdas de Alicia en el País de las Maravillas? Alicia se cae dentro de un agujero persiguiendo a un conejo y termina en un jardín mágico lleno de criaturas divertidas y paisajes de otro mundo.

Eso es exactamente lo que sienten mis hijos cuando visitamos los jardines del museo Ordrupgaard, a tan sólo 8 km al norte de la ciudad de Copenhagen. El País de las Maravillas aparece de forma mágica bajo los árboles del parque del Museo: una casa con forma de piña, una seta gigante, un espejo, que son muchos, en los que reflejarte hasta el infinito o su obra favorita: Vær i vejret (el clima del clima) del artista Olafur Eliasson, un anillo enorme que desprende un halo de niebla dependiendo del aire que haga. Algo mágico, de verdad de la buena.

En Ordrupgaard están a puntito de inaugurar dos obras de arte nuevas y me temo que mis hijos van a querer mudarse y no salir de ahí.

Ordrupgaard era hace unos 100 años la casa de Verano de Wilhelm Hansen y su mujer Henny. Siendo un corredor de seguros muy pudiente y apasionado por el arte, atesoró un montón de obras de arte Francesas y Danesas del siglo 19 y principios del 20. De modo altruista decidió abrir su colección al público y así es cómo nació el museo Ordrupgaard.

Es casi imposible describir con palabras lo bonita que es esta mansión en el campo, conservada con tanto gusto y cuidado. Cada vez que vamos, no puedo dejar de imaginarme al mayordomo saliendo de la casa para recibir el coche del señor, o a la señora de la casa recibiendo a sus amigas con un té con pastas o cuidando las rosas en el jardín francés. Es como vivir en Downtown Abbey, pero en la campiña danesa.

En 2005 añadieron un ala nueva al museo, diseñada y construida por una de mis arquitectas favoritas, la iraquí Zara Hadid.  Esta nueva ala, fundamentalmente hecha de cristal, hace del museo un lugar todavía más mágico y especial. Es justo dónde se encuentra la cafetería  y tomarse un café o el típico sandwich abierto danés: el Smørrebrød, es realmente un auténtico placer.

En estos momentos el interior del museo está cerrado al público. Para poder exponer las obras más delicadas de su colección, están construyendo una nueva ala subterránea diseñada por los arquitectos Noruegos Snøhetta. El plan es volverlo a abrir a principios del año que viene. Entonces volverán a exhibir, entre otros artistas, su colección permanente de impresionistas franceses como  Monet, Degas, Renoir o Gauguin, además de famosos artistas de la época dorada danesa, como  Hammershøi.

Lo que si que está abierto, y la razón principal por la que mis hijos nos piden ir una y otra vez, son los mágicos jardines.

Cómo si el paisajismo original no fuera suficiente, con sus laberintos ingleses y sus bosquecillos con estanques escondidos, cada Verano desde 2013, artistas afamados internacionalmente diseñan obras para ser expuestas en los jardines. Obras que puedan ser tocadas, sentidas y disfrutadas. Es lo que ellos llaman el parque del arte de Ordrupgaard.

Vær i vejret (Weather the Weather) de Olafur Eliasson

Cómo ellos mismos explican en su página web

‘¿Arte? Arte es algo con lo que jugar, saltar o ¡escalar! Si, lo has oído bien, ese es el tipo de arte que vas a encontrar en Ordrupgaard.’

El arte expuesto en el parque de Ordrupgaard’ está diseñado para animar a niños y mayores a tocarlo y a sentirlo de una forma mucho más libre de lo que se podría hacer en un museo convencional. Es el País de las Maravillas para cada Alicia que habita en nosotros.

Un paraíso para los niños, pero definitivamente también para los adultos.

Si te preguntas qué es lo que tienen planeado para un futuro inmediato, te puedo asegurar que no te vas a sentir decepcionado. A finales de Mayo, Ordrupgaard ha organizado una fiesta del Verano para inaugurar sus dos nuevas obras: un laberinto de bambú gigante (en la imagen destacada) llamado “Geometry of Innocence” (la geometría de la inocencia) por el duo americano Doug and Mike Starn, y una casa de té construida en la copa de los árboles del parque, diseñada y construida por el arquitecto japonés  Terunobu Fujomori.

A mayores, en 2019 instalarán la última obra en este Parque del Arte, un pabellón acuático del danés Jeppe Hein.

Si andas por Copenhagen el 31 de Mayo, tienes que venir a la fiesta. Tanto tú cómo tus peques podréis subir a la copa de los árboles gracias a la impresionante instalación hecha de bambú por los Starn o asistir a una ceremonia del té en la Casa en el Árbol de Fujimori.

La DJ Emma Leth estará a cargo de la música. Habrá globos, algodón de azúcar y si tienes hambre, carros de street food para seguir con la fiesta. Los más peques podrán pasárselo en grande con pompas de jabón, divertirse en el parque o formar parte de un taller para construir caleidoscopios.

No sólo suena increíble, sino que podemos aseguraros de primerísima mano que lo es. Si no nos vemos allí, ya os contaremos si tomamos el té con el Sombrerero Loco y la Liebre de Marzo. ¡Prometido!

Más info