GENTE QUE INSPIRA, INSPÍRATE, MUSEOS Y ARTE

Alfombras paisajistas – Arte y medioambiente

Me encanta cuando el arte se acerca a las personas que lo disfrutan. Cuando se puede tocar, sentir y formar parte de la obra.

Si al mismo tiempo ayuda a los que lo presencian a concienciarse sobre los abusos medioambientales que le hacemos al planeta, entonces no puedo menos que quitarme el sombrero.

Esto es lo que busca la artista argentina Alexandra Kehayoglou con sus obras. Que el público complete su obra siendo parte de ella y que se conciencie de lo importante que es proteger la naturaleza, algo que lentamente estamos destruyendo.

Su último proyecto: Rio Santa Cruz es una alfombra del paisaje patagónico que trata de alzar la voz sobre una inminente catástrofe medioambiental: la construcción de presas en el último río glaciar que conecta los glaciares patagónicos con el océano Atlántico.

Alexandra cree firmemente en que la naturaleza es un regalo, algo que disfrutamos durante el tiempo que estamos vivos, pero que no nos pertenece y sin embargo estamos erradicando.

Ella pretende volver a conectar a la gente con la naturaleza y a través de su arte, inmortaliza paisajes para que nunca desaparezcan.

Para su último proyecto dedicó un año y medio a documentarse sobre el problema: un proyecto de construcción de dos presas hidroeléctricas en el río Santa Cruz. La lucha entre infrastructuras, aumento de demanda, riqueza y el impacto que ello tendrá en el ecosistema natural y por tanto el medio ambiente.

No sólo se documentó a través de fotografías e informes, sino que dedicó 8 días para bajar por el río en kayak hasta el Océano y empaparse del paisaje que esperemos no termine desapareciendo.

Alexandra estudió artes visuales en Buenos Aires y aunque exploró la fotografía, el dibujo y el diseño gráfico, sentía que ninguno de ellos conseguía expresar lo que ella sentía y quería comunicar.

Hasta que decidió unir su experiencia en el negocio familiar (una fábrica de alfombras) con su forma de ver el arte. Utilizando lana de descartes industriales, Alexandra consigue recrear paisajes, no sólo en colores y formas, sino con volumenes y el sentimiento de los que se acuestan en ella.

De alguna manera, consiguió unir sus raices griegas con sus vivencias y su infancia en Argentina y encontró una forma de dar voz a sus inquietudes medioambientales.

Ojalá nuestros hijos sean capaces de encontrar como Alexandra una forma de expresarse, de realizarse. Que tengan la inquietud de investigar, de saber, de descubrir y de innovar.

Que tengan conciencia y  sean capaces de ver las consecuencias de nuestros actos y querer cambiar el presente y el futuro.

Por muchas más Alexandras en nuestro mundo.

+info

 

Mami de dos chicos muy felices. Siempre a la búsqueda de la cara divertida e interesante de la vida.

Para saber más de mí, visita nuestra sección QUIENES SOMOS