GENTE QUE INSPIRA, INSPÍRATE

Un «hasta pronto» y algunas reflexiones personales

El final del 2018 me trajo un regalo especial bastante inesperado. Me levanté una mañana y la parte izquierda de mi cuerpo había decidido tomarse vacaciones.

Monté en ambulancia por primera vez en mi vida y sí, es como en las películas. Pasé el fin de año entre pruebas y diagnósticos, conectada a un Holter y centrada en recuperar el control de mi cuerpo y de mi vida.

Ha pasado casi medio año y puedo decir que ya hago vida ‘normal‘, aunque lamentablemente nunca llegaré a ser una jugadora de balonmano profesional (y lo dice una deportista nata que no ha pisado nunca un gimnasio). ;).

Durante todo este tiempo no he podido dejar de darle vueltas a la cabeza. Me cuesta mucho entender como una vida ‘normal‘ puede llevarte a perder el control y cortocircuitar de esta manera el cuerpo. No tengo respuestas, lo único que se me ocurre es que, con el tiempo, hemos transformado la palabra normal en una especie de acordeón que se alarga o se encoge en función de nuestra situación personal y nuestras necesidades.

No hace mucho, escuché a Greta Thunberg decir cómo habíamos robado el futuro a los niños cada vez que alguien decía frases como «el cielo es el límite» o «sólo se vive una vez».

Esa frase me llegó muy dentro.

Pensé en lo mucho que intentamos llegar a todas partes, el tiempo que pasamos planeando nuevos retos, probando lo que valemos (a nosotros mismos y a los demás), en ser lo que se espera de nosotros, sin pararnos a pensar lo que queremos ser. Tanto tiempo y esfuerzo, para sólo disfrutar de la mitad de nuestros logros.

Por eso y porque #nomedalavida he decidido parar. Parar y escucharme. Pasar las tardes persiguiendo a mis peques en bicicleta, leyendo un libro o echando una siesta. Pararme a pensar cómo mis actos afectan a otros y, mientras disfruto de mi única vida, tratar de cuidar un poco este mundo que dejamos a los que vienen detrás.

Muchas cosas por hacer y muy poco tiempo.

Me encanta estar aquí. Me apasiona encontrar cosas nuevas y compartirlas con vosotros. Necesito escribir, pero quiero que sea para mí y no para el mundo entero. Lo quiero todo, pero no tengo tiempo. Al menos, no todavía.

Por eso paso a decir «Hasta la Vista», «Disfrutar de la vida y pararos a oler las flores».

Espero de verdad que nadie más necesite un regalo como el mío para preguntarse que es lo importante en la vida. Todavía estáis a tiempo de parar, bajar revoluciones, darle al botón de pausa y sobre todo dejar de perseguir las estrellas, porque lo importante lo tienes a tu lado, en la tierra.

Eso si, cómo no puedo dejar de apasionarme por todo, viajar y aprender nuevas cosas, estaré a mi ritmo en mi cuenta de instagram @conchig. Si te apetece, pasa y dime hola, me encantará estar en contacto.

Ha sido un placer conocerte y pasar todos estos años junt@s. ¡Nos vemos disfrutando de la vida!