DECO Y MOBILIARIO, INSPÍRATE, Uncategorised

La Hugg Bed de Bababou – Desde que nacen y para siempre

Mis niños hace mucho que dejaron de ser bebés, pero tengo que reconocer que no puedo resistirme a investigar cuando encuentro algo bonito. Ví no hace mucho una foto del cuco Hugg en instagram y caí rendida a sus pies.

Luego leyendo la visión de la marca me dí cuenta de los mucho que compartía sus valores y decidí que era el momento de compartirlo con todos los futuros padres del mundo. 

Antes de nada, dejarme que os cuente que esta fue la foto que encontré casualmente en instagram. Andaba buscando un escritorio bonito, pero no muy grande, para la mini habitación de mis chicos y este fue amor a primera vista.

Despues de lanzarme rauda y veloz a investigar la marca y cómo podría llegar hasta Copenhagen, caí en la cuenta de que mi escritorio era en realidad un cuco, que se transformaba en un banco y un escritorio cuando el bebé ya no cabe en él. ¡Genial!

(También me enamoré de las vistas y de la casa, que resultó ser esta y que puedes alquilar, pero eso es otro tema, lamentablemente no viene en el paquete)

A mis dos chicos les encantaba dormir conmigo. El pequeño, de hecho, no llegó a dormir más de dos días seguidos ni en el cuco, ni en la cuna. Heredamos de una amiga un cuco ideal, pero quitando las siestas de media mañana y el inicio de la noche, siempre terminaban durmiendo con nosotros después de las tomas nocturnas.

Me encantaba sentirles cerquita, pero dormía muy intranquila pensando que podría aplastarles en cualquier momento. Además mis hijos son del tipo “yo echo a todo el mundo de la cama” y no resultaba muy cómodo dormir con ellos.

El Hugg bed de Bababou es un cuco de colecho diseñado para integrarse de forma continua con la cama de los padres, proporcionando al bebé un espacio seguro y propio pero muy cercano a sus padres. Esta forma de colecho reporta al bebé todos los beneficios del contacto físico, que les hace sentir seguros, de la alimentación a demanda y de los ritmos de sueño tan necesarios durante los 6 primeros meses de vida. 

El cuco Hugg puede usarse como cama de colecho, moisés o cuco independiente, perfecto para moverlos allá donde estemos en ese período en el que se pasan la mayor parte del tiempo durmiendo.

Una de las cosas que más pena me dio cuando mis peques eran bebés fue el poco tiempo que pudimos usar su cuco. Mis niños son muy altos y a los 5 meses tuvimos que dejar de utilizarlo y pensar en la cuna. 

Pero Bababou también ha pensado en ello y el cuco Hugg se transforma en un escritorio y un banco cuando los peques ya no caben en él. Como ellos bien dicen, con el cuco Hugg eres “amable” con el medio ambiente, pero también con tu bolsillo.

Como padres entendemos que los productos de calidad deben durar años para que todo el mundo pueda disfrutarlos. Los gastos asociados a convertirse en padres deberían de poder justificarse con productos que duraran más que los primeros meses del bebé.

Bababou

El cuco Hugg me hace replantearme el tema de ampliar la familia,….., bueno, mejor no

Si os interesa el tema tenéis más cunas, cucos y moisés aquí y aquí.

Mami de dos chicos muy felices. Siempre a la búsqueda de la cara divertida e interesante de la vida.

Para saber más de mí, visita nuestra sección QUIENES SOMOS